miércoles, 4 de noviembre de 2009

De eso... (Poema de Gustavo Tisocco)



Poema del libro: Desde todos los costados
Del Cd: Corazón de níspero
Imágenes de Mocoretá (Corrientes) realizadas por Gustavo Tisocco

30 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Amorrrrrrrrrr
Bellísimo!!
Sabes...siempre tuviste, desde niño "una sonrisa" de aquellas!!
A recordar "con alegría", es tu historia, la mejor amigo, la tuya!
un manojo de abrazos!!!

4 de noviembre de 2009, 21:27  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Que lindo es el lugar donde tenés tus raices.
No podría haber sido de otra manera
con tanta palabra hecha pájaro.
Un beso
Gaby

4 de noviembre de 2009, 21:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo, que se de la añoranza, sòlo me queda una expresiòn del alma..¡Què hermoso!

Abrazos.

Andrea

4 de noviembre de 2009, 21:28  
Blogger hgfarr ha dicho...

Sin poder agregar más que= la sensibilidad maravillará siempre! Las felicitaciones de siempre. Horac.Farr

4 de noviembre de 2009, 21:33  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Magia, sensibilidad y nostalgia en este magnífico trabajo querido Gus.
Te felicito!!!
abrazotes
Eli

4 de noviembre de 2009, 21:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Ay! querido amigo, qué maravilloso homenaje a la nostalgia. Y esa sonrisa de niño que nunca lo abandonó. Hoy, más que nunca, tengo ganas de abrazarlo.
Y lo hago
Alicia Perrig

4 de noviembre de 2009, 22:02  
Blogger Cecilia Ortiz ha dicho...

Querido Gus:
Gracias por compartir este video que tiene imágenes de tu lugar natal, de tu vida y en lo que no se ve, esa sensibilidad de gran Poeta.
Un abrazo enorme.

Cecilia

4 de noviembre de 2009, 22:13  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Qué hermoso viaje de regreso a la infancia, Gus!
¡Gracias por compartir con nosotros esa nostalgia que mueve y conmueve!
Un beso grande
María Rosa León

4 de noviembre de 2009, 22:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Cómo no estar enamorado de tu tierra. Por tu sonrisa, en ella siempre fuiste feliz.
Te felicito por el sentido homenaje al lugar de tu niñez.
Un abrazo, Gus.

Alicia Borgogno

4 de noviembre de 2009, 22:32  
Anonymous Sonia Quevedo ha dicho...

Precioso video con imágenes que hoy, casi han desaparecido; dichoso tú por llevar en tu mente tanta belleza, los recuerdos de infancia, la sonrisa… y la añoranza.
Leyendo algo sobre tu tierra, esta frase me ha llegado al alma:
“Surgió cuando aún el mar cubría casi todo el sur de América… Zungún Kurá…piedra que suena Sungún Cura…piedra que habla” ( sungún curra)

Gracias Gus por este profundo poema lleno de sabor a cítricos, los mejores; y también por este hermoso sentimiento compartido.

Sonia

4 de noviembre de 2009, 23:03  
Blogger macedonianos ha dicho...

qué intensa es la cuestión del terruño; gracias, amigo, por tu envío, ro

4 de noviembre de 2009, 23:39  
Blogger julia del prado morales ha dicho...

Muy bello el poema para tan hermoso lugar, gracias Gus, Julia

4 de noviembre de 2009, 23:39  
Blogger Karina Sacerdote ha dicho...

Hermosísimo poema y hermosísimas imágenes.
Gracias por compartir
Te quiero!!!

5 de noviembre de 2009, 1:14  
Blogger Maria Sanguesa ha dicho...

Qué hermoso, Gus, te felicito por haber aunado, de manera tan poética, las imágenes y la palabra.
Un gran abrazo.

5 de noviembre de 2009, 6:20  
Blogger Norma ha dicho...

Dicen que es la infancia donde se gestan los valores que templan el carácter. Ver este video no hace más que confirmarlo. Explica claramente de donde nos llega esa clara generosidad, esa apertura solidaria y la sensibilidad de la que haces gala en cada uno de tus poemas.
Un abrazo laaargo para vos y tu añoranza, Norma

5 de noviembre de 2009, 7:33  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gustavo: una hermosísima fusión entre imagen y palabra. Los paisajes, el sol sobre el agua, las vías del ferrocarril, las dos fotos tan dulces nos llevan al mundo de la magia de Gustavo Tisocco.Un beso grande de Irene Marks

5 de noviembre de 2009, 8:15  
Blogger Analía ha dicho...

Gustavo querido:
Precioso el video, las imágenes, el poema, tu sonrisa de niño, tu apertura.
Deseo que hoy más que nunca, te llegue este abrazo enorme que algún día nos daremos personalmente.
analía

5 de noviembre de 2009, 10:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Mi muy querido amigo, siento un gran orgullo al ver que no olvidaste tu bello lugar que te vió nacer, crecer y te ayudó a ser más puro tu "don", el de la palabra poética.Te abrazo. Vic

5 de noviembre de 2009, 14:06  
Blogger Traductora Escritora Marián Muiños ha dicho...

Imposible no reconocerte en cada foto!! No sólo la de tu niñez, sino en todas las que usaste para ilustrar ese otro trozo de tu persona, que es tu poesía.
Un abrazo.
Marián Muiños

5 de noviembre de 2009, 15:24  
Blogger Juan Ricardo Sagardía ha dicho...

Gus:
tengo olvidadas algunas cosas, y una de ellas es visitar a mis amigos.
pero aqui estoy,
este poema como tantos otro que muestran la piel de cual esta vestido este poeta.
gracias por invitarme a verlo.
mis felicitaciones y abrazos.


SANTOAMOR

5 de noviembre de 2009, 17:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querido Guss:
Gracias por mostrarte tan hermosamente poético.
Un abrazo.
Dragontesa Leuzzi.

5 de noviembre de 2009, 18:09  
Blogger ALICIA CORA ha dicho...

El recordar la tierra de origen es un gran acto de amor que se le plantea al ser humano. No olvidar y por sobre todas las cosas no dejar que nadie hable mal de ella. Tu añoranza es maravillosa porque te deja hacer cosas como este video que nos está gritando que acaban de florecer tus raíces. Besos de Alicia.

5 de noviembre de 2009, 19:15  
Blogger Máximo Ballester ha dicho...

Bellezas, Gustavo!!! Tanto poema como imágenes. Patria, sin duda.
Gracias.
Un abrazo.

5 de noviembre de 2009, 21:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Felicitaciones, estimado poeta, por esta bella confluencia de imágenes y palabras, que reflejan la genuina emoción de tu poesía.
Un abrazo
Horacio Laitano

6 de noviembre de 2009, 12:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hoy, ya de vuelta en BsAs, me inundo de la belleza del paisaje . La costa correntina es de una hermosura espectacular y recorrerla es transitar la naturaleza en todo su esplendor-Un abrazo muy grande y gracias`por compartir
Martha Goldín

6 de noviembre de 2009, 16:31  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Antonio Sorbille dijo...
Una fiesta para los ojos y tu grandeza acostumbrada. Un abrazo.

8 de noviembre de 2009, 17:36  
Blogger Benjamin Mejias Caris ha dicho...

Los actos más puros están ahí, muy bello.
Gracias por compartirlo.
Un abrazo.

8 de noviembre de 2009, 21:53  
Blogger Isa ha dicho...

De todo ESO que te conforma surge la intensidad de tu poemar. Abrazo agradecido, Isa

13 de abril de 2010, 12:50  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso y comparto la niñez en ese Lugar especial donde fui niño y feliz: Mocoreta, hace rato escribi esto :
"A mis amigos, aquellos chicos de Mocoreta,
aquel ayer lleno de sol y cielo azul,
ese pueblo chico de gente gringa y criolla,
que juntos trabajaban, sufrían, reían.
Y que nos toco ese tiempo, para mí de la niñez hermosa,
de las amistades que duraron toda la vida,
esos son como hermanos, los amigos vinieron después,
algunos nos fuimos lejos, otros ahí cerca y los que quedaron,
fueron después, como palenques, como faros,
son las referencias donde volvimos los muchos que nos fuimos,
a quienes solo nos quedan los recuerdos, imágenes, voces, risas,
llantos de ese ayer que fue aquí no mas no hace tanto

Ayer lleno de personas amadas, los abuelos,
los padres, los hermanos, y los amigos,
muchos de ellos ya no estan, pero los que quedamos
tenemos sus recuerdos, tenemos ese pasado
de un pueblo chico y con una niñez llena de esperanzas,
pueblo rodeado de chacras con perfume de naranjos en flor,
vientos en los maizales, íbamos a los arroyos a bañarnos,
eran nuestras piscinas lujosas,
compartíamos momentos con ranas, sapos, árboles y pájaros,
lejos estábamos de saber lo que vendría,
lo que el tiempo y la vida nos deparaba en el futuro.

El recuerdo de la cocina de la abuela, la carpintería del abuelo,
la zapatería de mi padre y las manos y el cuerpo
de mi madre en la maquina de coser,
sus caras jóvenes, sus risas y preocupaciones,
y nosotros los niños, gurices de piel tostada,
zapatillas baratas y pelotas de trapo o cuero,
llenábamos los pocos espacios vacíos del pueblo,
corríamos días enteros, con permiso o escapados
íbamos juntándonos en el potrero, partido de fútbol primero
y el arroyo después hasta el atardecer, jugábamos,
imaginábamos todo el tiempo,
mirábamos de costado al mundo adulto, que nos era ajeno.

Hoy a la distancia, parece mágico ese ayer,
parece como en el aire, sé que es irrepetible,
el saber eso, hace que lo ame aun más, más profundo,
que los recuerdos se agarren fuerte en el corazón
que sean la misma sangre que nutre el cuerpo,
pero lo irremediable es que se fue, es solo pasado
y recuerdos de un ayer que no volverá,
pero aun están Uds. mis amigos, los hermanos de ayer,
sus caras, sus gestos, sus gambetas,
sus zambullidas en el arroyo,
las naranjas y mandarinas de las chacras,
los animales del campo,
aquel pueblo y todo el tiempo del mundo en ese pasado

Hoy todo distinto,
pero en Uds. vuelvo a ser yo mismo,
aquel gurí gordito, grandote y melancólico que extraño siempre,
que a la distancia cierra los ojos y ve el cielo azul
aquellos arroyos, aquellos pájaros, el río,
la cancha de fútbol, las caras de los gurices
tostadas por el sol del verano correntino,
todos sin ropas en el agua, corriendo la pelota y sentados
bajo una planta de naranjos,
el hoy será distinto para cada uno de nosotros
pero no hay nadie ni nada en el mundo
que pueda borrarnos esa niñez,
esos momentos maravillosos del ayer de nuestras vidas.

Tomas N Lopez (El Gordo)

5 de enero de 2011, 17:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso y comparto la niñez en ese Lugar especial donde fui niño y feliz: Mocoreta, hace rato escribi esto :
"A mis amigos, aquellos chicos de Mocoreta,
aquel ayer lleno de sol y cielo azul,
ese pueblo chico de gente gringa y criolla,
que juntos trabajaban, sufrían, reían.
Y que nos toco ese tiempo, para mí de la niñez hermosa,
de las amistades que duraron toda la vida,
esos son como hermanos, los amigos vinieron después,
algunos nos fuimos lejos, otros ahí cerca y los que quedaron,
fueron después, como palenques, como faros,
son las referencias donde volvimos los muchos que nos fuimos,
a quienes solo nos quedan los recuerdos, imágenes, voces, risas,
llantos de ese ayer que fue aquí no mas no hace tanto

Ayer lleno de personas amadas, los abuelos,
los padres, los hermanos, y los amigos,
muchos de ellos ya no estan, pero los que quedamos
tenemos sus recuerdos, tenemos ese pasado
de un pueblo chico y con una niñez llena de esperanzas,
pueblo rodeado de chacras con perfume de naranjos en flor,
vientos en los maizales, íbamos a los arroyos a bañarnos,
eran nuestras piscinas lujosas,
compartíamos momentos con ranas, sapos, árboles y pájaros,
lejos estábamos de saber lo que vendría,
lo que el tiempo y la vida nos deparaba en el futuro.

El recuerdo de la cocina de la abuela, la carpintería del abuelo,
la zapatería de mi padre y las manos y el cuerpo
de mi madre en la maquina de coser,
sus caras jóvenes, sus risas y preocupaciones,
y nosotros los niños, gurices de piel tostada,
zapatillas baratas y pelotas de trapo o cuero,
llenábamos los pocos espacios vacíos del pueblo,
corríamos días enteros, con permiso o escapados
íbamos juntándonos en el potrero, partido de fútbol primero
y el arroyo después hasta el atardecer, jugábamos,
imaginábamos todo el tiempo,
mirábamos de costado al mundo adulto, que nos era ajeno.

Hoy a la distancia, parece mágico ese ayer,
parece como en el aire, sé que es irrepetible,
el saber eso, hace que lo ame aun más, más profundo,
que los recuerdos se agarren fuerte en el corazón
que sean la misma sangre que nutre el cuerpo,
pero lo irremediable es que se fue, es solo pasado
y recuerdos de un ayer que no volverá,
pero aun están Uds. mis amigos, los hermanos de ayer,
sus caras, sus gestos, sus gambetas,
sus zambullidas en el arroyo,
las naranjas y mandarinas de las chacras,
los animales del campo,
aquel pueblo y todo el tiempo del mundo en ese pasado

Hoy todo distinto,
pero en Uds. vuelvo a ser yo mismo,
aquel gurí gordito, grandote y melancólico que extraño siempre,
que a la distancia cierra los ojos y ve el cielo azul
aquellos arroyos, aquellos pájaros, el río,
la cancha de fútbol, las caras de los gurices
tostadas por el sol del verano correntino,
todos sin ropas en el agua, corriendo la pelota y sentados
bajo una planta de naranjos,
el hoy será distinto para cada uno de nosotros
pero no hay nadie ni nada en el mundo
que pueda borrarnos esa niñez,
esos momentos maravillosos del ayer de nuestras vidas.

Tomas N Lopez (El Gordo)

5 de enero de 2011, 17:36  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal